Domingo 30 de Abril 2017 en San Juan, Argentina - Edición N° 2031

Encuentre su noticia en Ediciones Anteriores

africa

Un cazador sudafricano murió devorado por dos cocodrilos

Fue atacado cuando se encontraba de cacería. Hallaron restos suyos dentro de los reptiles.

El cazador profesional sudafricano Scott van Zyl, que estaba desaparecido desde 7 de abril, tuvo una muerte horrible. Una prueba de ADN confirmó recientemente que habría sido devorado por dos cocodrilos cuando se encontraba cazando en las inmediaciones del río Limpopo, en Zimbabue.

Cuando se informó de su ausencia, asociaciones de cazadores, servicios de emergencias y colectivos conservacionistas lo buscaron durante dos semanas con helicópteros y equipos terrestres.

Recientemente, uno de los equipos encontró la mochila de Van Zyl cerca del río Limpopo, que durante algunos de sus tramos separa a Sudáfrica de Botsuana y de Zimbabue. Rescatistas y la Policía del país africano decidieron matar a dos cocodrilos avistados en la misma zona donde había desparecido el cazador.

Dentro de los animales, un grupo de biólogos encontró restos humanos y al analizar su componente genético descubrió que pertenecían al sudafricano.

Según contaron portales internacionales, Van Zyl tenía 44 años y era natural de la provincia de Limpopo, ubicada en el norte de Sudáfrica, cerca de la frontera con Zimbabue. Era dueño de la empresa de caza deportiva SS Pro Safaris, y el día de su desaparición había salido de cacería acompañado de un guía y dos perros adiestrados.

Los hombres partieron en direcciones distintas al abandonar su vehículo durante la cacería. Pero solo el guía regresó a la base de operaciones donde debían encontrarse. Ahí fue cuando informó sobre la desaparición del cazador.

Casos como este parecen comunes en esa región africana. Al menos cuatro personas murieron al ser atacadas por cocodrilos, en los últimos cuatro meses, en Zimbabue. Una de las víctimas fue un niño de once años llamado Mphathi Ndlovu, quien fue devorado por un reptil mientras nadaba en el río Kana junto a dos amigos.

Algo similar les ocurrió a Owen Chianga y a su amigo Liberty Ruzivo los dos de 15 años, a fines del año pasado. Dos cocodrilos los atacaron y mataron cuando se encontraban pescando a orillas del Save River, cerca del Puente Birchenough.

Según expertos, los reptiles de esta zona se alimentan, normalmente, de peces, antílopes y cebras, que se acercan a los ríos para tomar agua. Pero cuando hay crecida, los animales pueden ir más lejos. Lo cual es un peligro para los pobladores de la zona.

Comentarios