Domingo 25 de Junio 2017 en San Juan, Argentina - Edición N° 2088

Encuentre su noticia en Ediciones Anteriores

Tendencia

El arte de los chocolatiers en huevos y conejos de Pascua

Cómo trabajan los maestros chocolateros para crear diseños únicos y exquisitos. Materia prima de alta calidad y elaboración artesanal.

El arte de los chocolatiers en huevos y conejos de Pascua
Así como existen especialistas en diferentes rubros, también los hay en el mundo del chocolate. Esos verdaderos maestros son llamados chocolatiers y dedican su vida a crear piezas tan bellas que hasta da pena comerlas. En búsqueda de la perfección, sólo utilizan materia prima de la más alta calidad, que trabajan de manera minuciosa y artesanal para dar forma a creaciones únicas y exquisitas. Y las Pascuas son uno de los momentos más esperados del año por sus clientes, que buscan nuevas y lujosas versiones de los tradicionales huevos y conejos.

Para toda la familia. El súper huevo de Vasalissa pesa 2,600 kilos. Viene relleno con bombones, caramelos y juguetes y decorado con frutos secos. Cuesta $ 5.200.

Uno de los referentes porteños es Eduardo Ruiz, quien en su pastelería del barrio de Caballito elabora sus productos con diversos porcentajes de cacao y en etapas. "Un día se hace la carcasa del huevo, se deja cristalizar el chocolate un día y recién después comienza el armado”, detalla. Y explica qué es lo que determina la calidad: "Es importante que el chocolate no se haga con grasa hidrogenada sino con manteca de cacao. En el paladar, lo vas a sentir porque el hidrogenado tarda más tiempo para que se funda en la boca”.

Diseño minimalista. Creado por el chocolatier Eduardo Ruiz, incluye dos piezas ensambladas elaboradas sobre una base que lo mantiene vertical. Pesa 450 gramos y cuesta $ 570.

En Kakawa, empresa argentina con sucursales en Buenos Aires y Lima, Perú, toda su chocolatería es de alta gama y para esta Semana Santa ofrecen una colección de huevos de chocolate inspirados en el arte abstracto. Cada uno está pintado a mano con colores brillantes. No producen nada en serie, cada ejemplar es único. Utilizan chocolate belga y pinturas vegetales comestibles que son aplicadas con pincel o aerógrafo.

Una pinturita. Decorado con trazos turquesa de coloración comestible sobre chocolate con leche. Para su elaboración se usa cacao de Brasil y Ecuador (de $ 70 a $ 3.900, según tamaño)

Los locales de Vasalissa, verdaderas boutiques ubicadas en los barrios más elegantes de la ciudad, esta temporada presenta un producto estrella: el huevo de chocolate con leche con espiral de frutos secos. Lleva almendras, castañas, avellanas, nueces y pistachos iraníes, que otorgan sabor y una consistencia crocante.

En Compañía de Chocolates también optan por la elaboración artesanal y decoración a mano, con pintura comestible. Ofrecen piezas con textura y con llamativos colores. Hay opciones para todos los gustos: chocolate blanco con 32% de cacao, con leche, con 35 % de cacao de Brasil, y negro, con 56% y 70% de cacao oriundos de Ecuador.

Aterciopelados. Los conejitos "Velvet” de Mamuschka tienen una cobertura de cacao que les da una textura particular ($ 116 cada uno).

Mamuschka, la empresa oriunda de Bariloche, propone para este domingo huevos gourmet con cacao de Perú, frutos secos y sopresas originales de Disney.

Y para quienes c onsideren que no hay chocolate como el suizo, la famosa marca Lindt tiene su ícono pascual por excelencia desde 1952, el "Gold Bunny” o "Conejito de oro”, envuelto en papel dorado con su cascabel al cuello.

Ícono suizo. El "Gold Bunny” de Lindt fue creado en 1952. Lleva un 85% de cacao ($ 130, 100 gramos).

Este domingo, todos a disfrutar del chocolate: en Pascuas tiene un sabor especial, huele a infancia y sabe a tradición. Qué mejor dulzura.
 
(Fuente: Entre Mujeres.Clarín)
Galería de fotos
Comentarios